Dónde ubicar un bonsai

Los bonsáis, aunque estén reducidos, son tan árboles como sus hermanos en la naturaleza. Si entendemos bien esto, no nos será difícil comprender dónde ubicar los bonsáis.

Los bonsáis deben ubicarse dónde reciban el sol y el aire, donde puedan recibir con alegría la lluvia y, sobre todo, donde les llegue bien la humedad de la noche. Una terraza, balcón, jardín o simplemente una ventana será el lugar idóneo para colocar nuestro bonsái. Naturalmente que las altas temperaturas y el sol fuerte del verano o las heladas de invierno les pueden afectar.

Cuando lleguen las temperaturas extremas, algunos bonsáis agradecerán que los resguardemos. Pero tan pronto como el momento de peligro haya pasado, volveremos a colocar los árboles en su sitio, donde viven con comodidad.

¿Cómo proteger los árboles del calor del verano?

Los árboles extraen el agua de la tierra a través de las raíces y la conducen por el tronco y las ramas hasta las hojas. Las hojas evaporan una gran cantidad de agua. Si el tiempo es seco y caluroso las hojas evaporan aún más agua, de la misma manera en que la ropa tendida se seca mucho más rápido durante los días soleados y de fuertes ventiscas.

Aunque no dejemos de regarlos, si el calor es extremadamente fuerte, puede que las hojas lleguen a evaporar más agua de la que les llega a través de las raíces. Si esto llega a suceder, podemos tener quemaduras en las puntas de las hojas, sobre todo en los árboles de hojas grandes y tiernas. Para impedir que esto suceda, pondremos los bonsáis a resguardo del viento y del sol, simplemente dejándolos a la semisombra de un árbol o planta más grande.

Protección de las heladas

Cuando llega el invierno las temperaturas bajan. Los bonsáis disminuyen su actividad y se preparan para soportar el frío. Si las temperaturas no son extremadamente bajas, aunque por la noche llegue a helar, la mayor parte de nuestros árboles no necesitan ninguna protección especial.

Esto no aplica para los bonsáis de especies tropicales, que aunque no llegue a helar no soportan las bajas temperaturas. Estos árboles de origen tropical hay que protegerlos del frío, situándolos donde no lleguen las heladas, en un invernadero o entrándolos dentro de casa.

Cómo cuidar un bonsai en el interior de casa

No hay bonsáis de interior sino condiciones de interior que permiten el cultivo de algunas especies durante el invierno. Siempre que sea posible, los bonsáis deben situarse adecuadamente en el exterior. Esto no impide que puedan vivir, incluso durante largas temporadas, en el interior de las casas. Sin embargo, dentro de casa no suelen haber las condiciones adecuadas para el desarrollo de un árbol, falta luz y humedad, lo que limita la vida de los bonsáis. La adaptación de un bonsái al interior de una vivienda va a depender de que el “tabernaculo” reúna las siguientes condiciones de luz-humedad:

Luz: el lugar ideal para situar un bonsái en casa es siempre muy cerca de una ventana amplia y bien iluminada (sin cortinas). La distancia máxima a la ventana será de un metro y medio aproximadamente.

Humedad: el ambiente de las casas es en general demasiado seco para el buen desarrollo de los árboles. El mejor sitio para tener los bonsáis dentro de casa será una habitación fresca, y los situaremos lejos de los aparatos de calefacción, chimeneas o electrodomésticos que desprendan calor como el televisor.

¿me ayudas a llegar a más gente? 🚀
Imagen por defecto
Alberto Fuentes
Me apasionan el arte bonsai y la espiritualidad. Y me encanta nutrirme sobre estos dos mundos. Llevo algunos años haciéndolo y no se me ocurre un mejor lugar en el que dar rienda suelta a mi conocimientos que aquí, en Axbo. Y continuaré haciéndolo mientras las personas que nos leen y nuestros clientes-amigos sigan confiando en nosotros.
Artículos: 11

Accede a nuestras promociones

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a nuestro contenido y obtener cupones de descuento.

Un comentario

Deja un comentario